Para la industria farmacéutica Big Data abre un sinfín de posibilidades. Tradicionalmente el talento de la industria se concentra en analizar una pequeña muestra de datos clínicos obtenidos en experiencias controladas.  Con el uso de Big Data, la industria farmacéutica puede explorar nuevas opciones al analizar la data proveniente de grupos de pacientes mucho más grandes, no necesariamente sindicados a un grupo experimental. El acceso a los datos estructurados tradicionales  como: peso, sexo, edad, dosis, resultados de laboratorio, entre otros; ahora  puede ser analizado en conjunto con datos no estructurados como las impresiones y notas privadas de los doctores e incluso, aportes de los propios pacientes.

El surgimiento del registro médico electrónico –Electronic Health Record o EHR— ha sido la clave para esta oportunidad. El acceso a estos datos –una vez aplicadas las medidas de privacidad adecuadas—permitirá hacer estudios gigantes para complementar los tradicionales u obtener comprobación de resultados obtenidos en estos, con el añadido de que se pueden incorporar personas que no son tradicionalmente incluidos en los estudios ya sea por edad, condición de salud, etc., lo que hace más valiosos los resultados.

Descubrir patrones al momento de tratar enfermedades en todo un país puede llevar a los médicos a encontrar soluciones y tratamientos que ayuden a detener epidemias o pandemias, y la industria farmacéutica puede preparar sus inventarios de acuerdo a estas necesidades.

Por supuesto lograr este “ideal” implica grandes retos, desde la adopción de los registros electrónicos –EHR—y lograr que sean compartidos, hasta la infraestructura necesaria para realizar analítica sobre los datos. Sin embargo, las farmacéuticas que invierten millones de dólares cada año en investigación y desarrollo, ven con interés las posibilidades de incorporar Big Data y analítica a su industria.

Ya existen algunos avances serios en este sector. Genentech, propiedad de F. Hoffmann-La Roche, lleva años trabajando al respecto. No sólo ha invertido en alianzas para obtener datos y herramientas de analítica, sino que también está desarrollando su propia infraestructura de Big Data capaz de procesar miles de millones de registros médicos en segundos. Las posibilidades, como se ha visto, son enormes.

Muy probablemente estemos ante una tecnología capaz de crear una disrupción en el mercado farmacéutico, transformando la manera en que éste opera desde hace años. Esperemos a ver los resultados que pronto deben empezar a notarse.

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here